En este momento estás viendo Las 3 características que definen a un equipo de éxito

Las 3 características que definen a un equipo de éxito

  • Autor de la entrada:

Daniel Coyle, en su libro The Culture Code (2017), argumenta que las tres características que diferencian a los equipos de éxito son: que se construyan entornos seguros, que se comparta su vulnerabilidad y que se establezca y comparta un mismo propósito. Al analizar los motivos que llevan a las empresas a conseguir grandes resultados no habla de dedicar importantes inversiones en tecnología o grandes campañas de branding, sino de poner el foco en las personas que forman los equipos y mantener los sentidos atentos a las señales que emite el equipo. De hecho, está comprobado que dedicar esfuerzo a tener un equipo de éxito es uno de los principales diferenciales entre empresas competidoras del retail.

La seguridad psicológica como clave del éxito de un equipo

Según Coyle, dos de las tres características que identifican a un equipo de éxito tienen relación directa con la ‘seguridad psicológica’. Es importante que no confundamos la seguridad psicológica con una cultura poco exigente. Los puntos comentados a continuación están más orientados a conseguir resolver problemas en equipo que a procurar la felicidad de sus miembros. La seguridad psicológica provoca relaciones más sinceras y la aceptación de errores sin necesidad de culpabilizar sino de buscar solciones creativas que nos permitan alcanzar los objetivos.


  1. Construye seguridad

    Una de las funcionas básicas del líder es la de plantar una semilla que deje claro que el error está permitido y que forma parte del proceso de mejora. Todos sabemos que es imposible conseguir saltar un muro sin intentarlo. Es evidente que hay que planificar antes de lanzarse al campo de batalla pero el líder y su equipo deben entender que el error forma parte del método empírico del aprendizaje. Si a ese error le añadimos culpables, lo convertimos en fracaso, pero en los entornos ágiles, los errores se convierten en palancas de mejora constante. No se trata de banalizar el error, ya que cada error supone un coste, así que es importante formar al equipo en hacer pequeñas pruebas constantemente y analizar los resultados. La cultura ágil genera bucles de prueba-error que nos acercan cada vez más al objetivo.

  2. Comparte los errores en equipo y no dramatices

    Los equipos deben comartir los éxitos pero también las responsabilidades y los errores. Cuando conseguimos que el error forme parte del proceso de mejora, se desdramatiza, lo que no significa que se le reste importancia. Los errores deben ser controlados y por lo tanto debemos dividir cada proyecto en pequeños retos que vamos a ir alcanzando por partes. El equipo distribuye sus tareas en retos que debe ir alcanzando y en muchas ocasiones esto implica entrar en el bucle prueba-error que le permite ir mejorando el producto.

    En la cultura agile, entendemos como Producto Mínimo Viable aquel mínimo entregable que aporta valor al cliente. Para entendernos pondremos el ejemplo de un vendedor que necesita cruzar un río para poder llegar a sus clientes. Lo primero que hará será construir un puente que le permita cruzar el río sin dedicar esfuerzos extra en construir un gran puente. Esto le permite llegar a sus clientes en poco tiempo, pero no significa que no deba mejorar ese puente para poder cargar más producto en cada viaje o incluso conseguir que sean los clientes los que crucen el río para llegar a él. El objetivo no es llegar al cliente sino ser capaz de vender, y vender cada vez más. Para ello un puente en condiciones es necesario ya que hay que salvar crecidas del río, cargas de peso mayores o incluso la comodidad del cliente.producto minimo viable

  3. Establece un propósito común

    Ya no sirve aquello de crear competencia entre el equipo interno para mejorar su rendimiento. El retail no puede permitirse que los departamentos de compras o ventas tengan objetivos distintos. Logística y marketing deben progresar para conseguir el mismo objetivo a pesar de las diferencias de sus responsabilidades. Formar equipos con personas de distintos departamentos permite analizar los problemas desde todos los puntos de vista. Es la mejor manera de lograr soliciones globales, incluso a problemas de un solo departamento. Si conseguimos unir a todos los departamentos en un mismo propósito, conseguiremos que trabajen de forma más empática entre ellos. Los cambios de actitud en el equipo se consiguen poniendo un mismo objetivo a todos los departamentos.

No dejes para mañana lo que puedas mejorar hoy

En las organizaciones, acostumbramos a postergar la decisión de formar un equipo, ya que el retail siempre tiene temas urgentes sobre la mesa. Habitualmente es la dirección quien tiene la capacidad de provocar que los distintos departamentos reconozcan las ventajas de trabajar en equipo con otros departamentos. Mediante la formación adecuada tomarán consciencia de las ventajas del cambio, aprenderán las actitudes necesarias para avanzar en ese sentido e integrarán los hábitos adquiridos para mantener un equipo de éxito en el tiempo. Es responsabilidad de los líderes empresariales entender que NO disponer de un equipo que trabaja en una misma dirección provoca que las urgencias se conviertan en emergencias. Nunca es pronto para dedicar tiempo a la formación y entrenamiento de equipos de alto rendimiento. La inversión en el talento interno siempre acaba siendo una de las mejores inversiones empresariales.

Oriol Paré

integra retail – retrain your team

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.